Osakidetza indemniza con 700.000 euros a una niña por daños en el parto.
Español Valencià Català Gallego Euskera English
Noticias de actualidad y última hora. Noticias locales y regionales en <strong>Bilbao</strong> Bilbao

Osakidetza indemniza con 700.000 euros a una niña por daños en el parto.

jueves, 26 de enero de 2012

La pequeña, de 5 años, sufre una grave parálisis cerebral debido a la «demora en la realización de la cesárea», según el abogado de la familia.

La aseguradora de Osakidetza ha llegado a un acuerdo extrajudicial con la asociación Defensor del Paciente para indemnizar con 700.000 euros a los padres de una niña vizcaína que padece una parálisis cerebral como consecuencia del «sufrimiento fetal» experimentado durante el parto. Los hechos ocurrieron en 2006 y, según la agrupación, la lesiones de la pequeña derivaron de la «realización tardía» de una cesárea, lo que le provocó «daños neurológicos graves e irrecuperables». «Ese retraso inexcusable fue la causa de las graves secuelas que padece la menor», sostiene el abogado Javier Arechabaleta, que no duda en atribuir el caso a una «negligente atención» por parte de los profesionales del hospital de Cruces.
El acuerdo indemnizatorio con la aseguradora Mapfre se ha suscrito después de que ambas partes llegaran a un proceso judicial en el que la familia reclamaba una indemnización de 1.800.000 euros por los daños y perjuicios ocasionados. En el marco de ese juicio, un perito independiente designado por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Vitoria acreditó que el feto «sufrió en el parto una encefalopatía hipóxico-isquémica, que ha sido causa de la parálisis cerebral» y que los médicos «no atendieron debidamente las irregularidades que durante horas presentaba el control cardiotocográgico» a la parturienta, apunta el letrado del Defensor del Paciente. Ese informe contradijo otro previo de la Unidad de Partos de Cruces, en el que sus responsables sostenían que «en todo momento se respetó el protocolo y que la actuación fue la correcta», apuntaron fuentes de Osakidetza.
Líquido verdoso
La madre, que prefiere preservar su identidad, se puso de parto en la madrugada del 29 de diciembre de 2006. Rompió aguas en su casa y ya los primeros síntomas fueron causa de alarma: el líquido amniótico expulsado presentaba «un color verdoso, indicativo de que estaba teñido de meconio»; es decir, contaminado con las primeras heces del bebe. En el hospital de Cruces la mujer fue sometida a un control cardiotocográfico, que recoge tanto las contracciones uterinas como los latidos del feto. A juicio del abogado, ese test estuvo revelando «durante horas la existencia de sufrimiento fetal. Había signos de deceleración del ritmo cardiaco, pero los médicos no hicieron nada, siquiera la prueba de ph o microtoma de sangre fetal que era preceptiva», precisa Arechabaleta.
La cesárea se practicó a mediodía y la niña nació en situación de parada cardiorespiratoria. Presentaba una encefalopatía hiopóxico-isquémica, un síndrome producido por la disminución del aporte de oxígeno al cerebro, lo que le ha provocado una seria parálisis cerebral. La familia de la pequeña, que es hija única, ha recibido el acuerdo con una sensación agridulce. «Por un lado, ven como el informe del perito avala su versión y reconoce sus años de pelea, pero por otro es duro constatar que hubo desatención en el parto y que los daños que sufre su hija podrían haberse evitado», añade el letrado.
Fuentes de Osakidetza reconocieron que el acuerdo extrajudicial se adoptó «ante las escasas posibilidades que había de ganar el juicio, dado que el juez «se apoyó fundamentalmente en el informe pericial». «Lamentando profundamente lo sucedido con esta familia, hay que recordar que casos como este son extremadamente infrecuentes. En la inmensa mayoría de los partos, los profesionales de Osakidetza traen a los niños al mundo a niños sin problemas», apuntaron.
Por otro lado, Salvador Asenjo, abogado de la familia del niño Ibai Uriarte, que demandará a Osakidetza por los cinco trasplantes a los que tuvo se ser sometido tras la extirpación de un tumor, ha recordado al consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, que «hasta el profesional más brillante comete errores». Asenjo ha respondido de esta manera a Bengoa, que a través de su blog aseguró tener la «certeza absoluta» de que no hubo «negligencia ni sombra de duda» en la atención que los médicos de este centro sanitario ofrecieron al pequeño vizcaíno.

Colaboran:AYUNTAMIENTO DE BILBAOGobierno VascoDiputacion de BizkaiaBilbao Exhibition CentreVisit de Barcelona Bilbao
PORTALES DE LA RED PORTALDETUCIUDAD.com
Condiciones de uso - Política de privacidad - Política de cookies